Saludo del Obispo

Queridos calceatenses:

Un año más os disponéis a celebrar vuestras fiestas patronales en honor a Santo Domingo de La Calzada, de tanta tradición en vuestra ciudad. Aprovecho estas líneas para enviaros un cordial saludo y desearos unas fiestas llenas de júbilo, alegría y fraternidad.

Aun está en la memoria de todos, la celebración del Año Jubilar Calceatense con motivo del Milenario de Santo Domingo de la Calzada. Ha sido un año intenso en el que los calceatenses os habéis volcado para recibir a los muchos peregrinos que a lo largo de los meses visitaron la ciudad con fe, descubriendo la figura del Santo y su magnífica obra que aún perdura viva gracias a vosotros. La devoción que mostráis a Santo Domingo de La Calzada y a la hospitalidad que él practicó, estoy convencido de que impregnará estos días fiesta, familia y amistad.

Quiero animaros también a que sigáis teniendo en la mente y el corazón nuestra Misión Diocesana EUNTES, que ya se encuentra en su ecuador. Confío en que como buenos cristianos calceatenses sigáis empeñados en trasmitir nuestra fe en todos los rincones de Santo Domingo de la Calzada, participando en las iniciativas que refuerzan vuestra experiencia de vida cristiana y vuestro anhelo evangelizador. Todos los calceatenses sois protagonistas y destinatarios de nuestra Misión. Al salir junto al Santo en esa hermosa procesión que recorre las calles de la ciudad, no dejéis de pedirle la audacia y el fervor apostólicos propios de los discípulos misioneros enviados a evangelizar. Así, cuando saquemos al Santo, lo haremos como verdaderos testigos del Señor, para que la alegría del Evangelio inunde hasta los últimos rincones de la ciudad.  

Que el ejemplo de aquel artesano de la misericordia que fue Santo Domingo os anime también a vivir con un corazón sensible a las necesidades de los demás, especialmente de los más desfavorecidos.

Pido al Señor por todos vosotros, los calceatenses, por todos los peregrinos y por cuantos tienen a Santo Domingo de La Calzada como patrono.  Sin olvidar a los que en tantos lugares lo estarán recordando e invocando desde la lejanía de sus familias y de su tierra.

         A todos os imparto mi bendición.

+ Mons. Carlos Escribano Subías.
Obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño

Created by admin | 1 abril, 2017 | Artículos de Interés