Saludo del Párroco

Queridos devotos de Santo Domingo de la Calzada,

La alegría de la fiesta vuelve a desbordarnos un año más. Estamos todos
ultimando algunos detalles para que sean unos días de gozo, de fiesta, de paz y especialmente para honrar la memoria de nuestro Santo.

Año 2017. ¡Cómo va pasando el tiempo!, decimos todos.
Todavía está en nuestra memoria y en nuestra retina el año 2009 cuando celebramos el Jubileo Calceatense con motivo del Noveno Centenario del fallecimiento de Santo Domingo. Nuestro longevo Santo, que vivió 90 años. Eso lleva consigo que estamos a tan sólo dos años de celebrar el Milenario.

Sí, así es. El año 2019 celebraremos el Milenario de su Nacimiento. Un número muy redondo y emblemático que no debemos pasar por alto.
Por eso vamos a celebrar con ilusión las fiestas del Santo de este año, pero ya ponemos un ojo y mucho más en el Milenario. Nuestra ilusión, poder tener de nuevo un Jubileo especial con tal motivo y prepararlo lo mejor posible entre todos. ¿Os imagináis un 2019 celebrando el Milenario del Santo con un Jubileo Calceatense especial para la ocasión y con una agenda celebrativa inundada de actos religiosos, culturales, festivos,…? Pues echemos la imaginación a volar.

Pero además vamos a intentar que todos los sueños se hagan realidad ese año. Para ello conviene que todos nos apoyemos, nos coordinemos, pongamos  nuestro granito de arena y así haremos un Milenario inolvidable.

La fiesta debe servir para hacer crecer la memoria de nuestro Santo y para que todos nosotros, a su imagen, seamos capaces de servir en caridad a los demás como auténticos hijos de Dios. Muchas cualidades de su santidad nos pueden ayudar para vivir nuestra fe. Debemos vivir con orgullo la santidad de Santo Domingo. Eso lo llevamos en nuestro ADN Calceatense.

Es imposible separar la figura de nuestro Santo de su fe en Dios y de su vivencia de las Obras de Misericordia, especialmente la Caridad y la atención al Peregrino. Nosotros tenemos también esa responsabilidad. Vivimos en Santo Domingo, queremos al Santo, queremos vivir sus valores, el principal de todos el de servidor de Dios como un auténtico hijo de Dios entregados en caridad y en servicio a los demás. Este detalle tan importante no se nos debe olvidar y debe ser uno de los grandes preparativos de nuestra fiesta que no se limita a unos días sino que debe ser una labor diaria de cada día del año.

Felices Fiestas y ¡Viva el Santo!

Francisco José Suárez Calvo.
Párroco y Canónigo.
Abad de la Cofradía del Santo.

Created by admin | 1 Abril, 2017 | Artículos de Interés