Historia2

Cabildo Catedral

de Santo Domingo de la Calzada.

HISTORIA

Sede Catedralicia

La diócesis de Calahorra nace de la sangre martirial de san Emeterio y san Celedonio, derramada a finales del siglo III (298). En la segunda mitad del siglo IV, el poeta Aurelio Prudencio, al indicar la existencia de un baptisterio en el arenal de Calahorra, es decir, en donde la tradición sitúa el martirio, a orillas del río Cidacos, atestigua ya la existencia de la diócesis, con su obispo al frente, aportando incluso el nombre del primero históricamente conocido: Valeriano.

 

En el siglo XIII y por cuestiones tanto pastorales (su ubicación más céntrica) como políticas (encontrarse en la zona más cercana a Castilla y menos próxima a Navarra), el obispo Juan Pérez de Segovia (1224-1237) plantea el año 1232, el traslado de la sede de la diócesis al nuevo y floreciente burgo de Santo Domingo de la Calzada, fundado por el Santo (†1109) como enclave para la atención de los peregrinos que se dirigían a Santiago de Compostela. Roma concedió la traslación, si bien ambas catedrales conservarían iguales derechos y honores. Desde este momento, la diócesis se denominaría oficialmente de Calahorra y La Calzada. Su territorio, abarcaba prácticamente toda La Rioja actual, las provincias de Álava y Vizcaya, salvo algunos enclaves, y una parte de la de Guipúzcoa, así como varios arciprestazgos en las provincias de Burgos, Soria y Navarra.

 

Ya en el siglo XX por el concordato de 1953, la diócesis perdía todos sus enclaves ubicados fuera de la entonces provincia de Logroño, y en 1959 se elevó a concatedral a la colegiata de Logroño, con lo que, a partir de ese momento, el nombre oficial de la diócesis es de Calahorra y La Calzada-Logroño.