Milagro del Gallo y la Gallina

En la Catedral podremos encontrar un gallinero gótico de piedra policromada, construido a mediados del Siglo XV, que alberga un gallo y una gallina vivos en conmemoración del famoso milagro, convirtiéndose de esta manera en la única Iglesia en el mundo que alberga animales vivos en su interior (documentado desde 1350).

El Milagro del Gallo y la Gallina

El Origen: Un matrimonio alemán y su joven hijo, Hugonell, se dirigen en peregrinación a Compostela. Al llegar a Santo Domingo se hospedan en un mesón. La hija del posadero se enamora del joven, pero al no ser correspondida decide vengarse ocultando una copa de plata en el equipaje del joven. Cuando éste abandona la ciudad la muchacha denuncia el robo. Al ser capturado, se encuentra la copa entre sus pertenencias por lo que es acusado de robo y condenado a la horca.

Al día siguiente, sus padres, antes de emprender el viaje, van a ver el cuerpo de su hijo, quien sorprendentemente estaba vivo y les dice: “El bienaventurado Santo Domingo de la Calzada me ha conservado la vida contra el riguroso cordel… dad cuenta de este prodigio”. Los padres acuden a contar el suceso al corregidor de la ciudad, pero éste, escéptico, comenta que el joven está tan vivo como el gallo y la gallina asados que se dispone a comer. Al instante las aves recuperan las plumas y la vida, dando fe del portentoso milagro.

De ahí el dicho:

Santo Domingo de la Calzada
que cantó la gallina después de asada